Ventana

Cómo crear una estrategia de contenidos para mi blog

Quizás recién estás ingresando al mundo del marketing de contenidos.

O quizás hace tiempo que comenzaron tus esfuerzos de creación de contenidos, pero no estás obteniendo los resultados esperados.

En cualquiera de ambos casos, es bueno tener en cuenta que todo plan de marketing se beneficiará enormemente de una estrategia de contenidos robusta.

Y lo cierto es que tener una estrategia de contenidos es muy diferente a simplemente crear contenido, publicarlo, y esperar lo mejor. Tener una estrategia de contenidos implica, más bien, que todas las piezas de contenido que un negocio publica están diseñadas específicamente para contribuir al alcance de ciertos objetivos. Pero, ¿por dónde empezar? Si aún no sabés Que es el Marketing de Contenidos te invito a que leas el post dando clic en el enlace.

Crear una estrategia de contenidos es una tarea que parece abrumadora y compleja. Por eso, en este artículo vamos a dividir en pequeños pasos, accionables y prácticos, todas las tareas que implica desarrollar una estrategia de contenidos.

Definir objetivos nos permite monitorear y medir, y por lo tanto, detectar si tuvimos éxito. En el caso de no haber tenido éxito podremos saberlo, aprender de nuestros errores y volver a intentarlo. Una estrategia de contenidos permite tener en claro qué queremos lograr al crear contenido, haciendo mucho más sencillo y efectivo el proceso de creación de contenidos de valor.

KPI vs Métricas

2) Cómo crear una estrategia de contenidos

A la hora de crear una estrategia, el primer paso es definir muy bien los objetivos que esperamos lograr luego de su implementación. 1) Definí tus objetivos Imaginate que viajás en el tiempo: ¿cuál es el estado futuro ideal de tu negocio? En este hipotético tiempo futuro, ¿qué problemas ya se han solucionado? Ahora bien, ¿qué es necesario que suceda para llegar a ese estado futuro ideal?

Una buena manera de definir tus objetivos es pensar en los problemas que tu negocio está enfrentando actualmente, y traducirlos en metas generales de marketing. Para lograrlo en Marketing se utiliza el método SMART SMART significa específico, medible, alcanzable, relevante y a tiempo. Utilizando este modelo, podés formular una meta general y luego derivar de ella subobjetivos. Por ejemplo:

Generar más tráfico y conversiones (meta general) – Obtener 2000 visitantes nuevos por mes para el 01/06/2021.
– Incrementar los suscriptores del blog un 40% para el 01/06/2021.
– Aumentar el CTR de email marketing un 10% para el 01/06/2021.
– Incrementar la tasa de conversión un 3% para el segundo semestre del 2021.

Ahora bien, en este punto es una buena idea (ya que estamos diseñando una estrategia de contenidos) preguntarnos algunas cosas: ¿Qué tipo de contenido de valor (relevante y de alta calidad) puede colaborar en la consecución de esos objetivos? Pueden ser artículos de blog, pero también videos, episodios de podcasts, e-books, infografías, etc. Por otro lado:
¿Cómo podemos medir si el contenido está ayudando a alcanzar esos objetivos?

Acá es donde debemos definir las métricas o KPIs.
En nuestro ejemplo, las métricas que deberíamos tomar en cuenta serían: Visitantes únicos (y fuente del tráfico)
Fuente de leads
CTR de emails
Tasa de conversión Tanto los objetivos a alcanzar como las métricas a medir serán altamente específicas a tu negocio, y dependerán de tus problemas actuales y del estado futuro deseado.

Esta parte de la estrategia es una de las más fundamentales. El conocimiento de tu público objetivo es lo que determinará tu capacidad de convertir tus visitantes en clientes, o no. ¿Porqué?

Porque si con tu contenido podés  ayudarlos, será mucho más probable que después contraten tus servicios.
Por lo tanto, es muy importante definir cuáles son los problemas de tu audiencia, y de que manera podés ayudarles a resolverlos.
Para entender a tu público objetivo, en primer lugar tenés que ponerte en su lugar, pensar como ellos, ser uno de ellos. Leer foros, comentarios de blog o grupos de redes sociales donde interactúa activamente tu público objetivo es un buen ejercicio para entender cuáles son sus deseos, miedos y preocupaciones.
auditoría

Los buyer personas son perfiles ficticios de los clientes ideales de tu negocio. De más está decir que solo podés construirlos una vez que los entiendas perfectamente. Además, podés utilizar datos demográficos de los visitantes actuales de tu sitio web y de los seguidores de tus redes sociales para determinar las características de estos perfiles. Utilizando toda la información que reuniste, podés armar perfiles ejemplo de buyer persona; en este caso planteamos el caso de una cafetería:

MIEDOS DEL CLIENTE  Gastar demasiado dinero.  Perder tiempo en el establecimiento. No ser capaz de concentrarse al trabajar o estudiar en el café.    NUESTRAS SOLUCIONES Café a un precio competente, ofertas y cupones, club de miembros con descuentos. Posibilidad de ordenar sus pedidos con anterioridad y no tener que hacer fila para esperar. Ambiente cómodo, música relajante, estaciones de trabajo.

3) Investigación de la competencia

¿Por qué es importante investigar a la competencia? Saber qué está haciendo la competencia en términos de contenido nos permite, en primer lugar, determinar qué tipo de contenido es el mejor para responder las necesidades del público objetivo. En segundo lugar, nos puede dar ideas del contenido que más resuena con la audiencia y que más éxito tiene.
Por último, conociendo qué hace la competencia podés determinar qué puede hacer tu negocio para crear contenido mejor y más relevante.

4) Auditoría de contenido

Llegó el momento de zambullirte en todos tus recursos actuales de estrategia de contenidos. Pero, en primer lugar, ¿qué buscamos lograr con una auditoría de contenidos? Creá una hoja de cálculo con todo tu contenido existente. Reuní otros datos relevantes. La información que reúnas en este punto dependerá de los objetivos de tu inventario de contenido. En este caso, ya que estamos haciendo el inventario con propósitos de marketing de contenidos, acá nombramos algunos ejemplos de información que quizás te interese reunir:

Título y cantidad de palabras
Tipo de contenido
Temas cubiertos, categorías y etiquetas
Autor
Número de comentarios
Datos de conversión
Tasa de rebote
Tiempo promedio de cada visitante en la página.
Visitas Podés encontrar una guía mucho más detallada en nuestro artículo sobre cómo hacer una auditoría de contenidos.

Una vez que ya tengas una lista de todo tu contenido y su información principal, llegó el momento de decidir qué haremos con cada pieza de contenido. Para esto, debemos evaluarlas y decidir de acuerdo a nuestros objetivos. Esto puede ser tan sencillo como agregar otra columna a tu hoja de cálculo titulada “Acción”.

Qué acción tomaremos con cada recurso individual? Mantener (para los recursos más exitosos). Actualizar (para las piezas de contenido que son decentes pero que podrían ser mejoradas). Eliminar (para los recursos que no traen resultados o que dañan la autoridad del sitio web). Fusionar (para piezas de contenido que quizás son muy cortas, poco accionables o no tan útiles, y pueden ser combinadas con otras que las complementen).

5) Creación de contenido nuevo y relevante para nuestra estrategia de contenidos

Ahora que ya sabés con qué contenido estás trabajando, y  que ya tomaste decisiones respecto de qué hacer con él, podemos pasar a la parte divertida. De acuerdo con los datos reunidos en la auditoría, deberías tener una idea acerca de qué funciona y qué no. ¿Qué contenido parece útil agregar o crear?
¿Qué temas o categorías resuenan con tu público objetivo?
¿Por qué a tu buyer persona podría interesarle ese tipo de contenido?

Algunas acciones que podrías tomar con los insights de la auditoría: Reescribir o eliminar todas las páginas de contenido con pocas visitas y poco engagement. Promocionar más agresivamente las páginas con alta tasa de conversión en redes sociales. Crear más piezas de contenido evergreen (sin fecha de caducidad) similares a estas páginas con altas tasas de conversión.

Publicar al menos una vez a la semana en el blog.
Desarrollar más contenido en cierto tema general relevante a tu negocio.

5.1) Calendario editorial de la estrategia de contenidos

estrategia de contenidos

Estamos en la recta final de todo el proceso. ¡Ya casi! En el calendario editorial se organizan todas las futuras piezas de contenido de tu página web y redes sociales a través de un período de tiempo determinado (por ejemplo, seis meses). También contiene fechas específicas de publicación e indicaciones puntuales para crear cada pieza de contenido. Pensá primero en la frecuencia de publicación que podés lograr, de acuerdo a tu capacidad estimada de creación de contenido. Después, ya podés crear el calendario editorial en una hoja de cálculo.
________________

 6) Promoción de contenido

La promoción es una parte vital que debe realizarse cada vez que publicas una nueva pieza de contenido, pero también para contenido más antiguo que aún vale la pena compartir. La idea es, por supuesto, conseguir la mayor cantidad posible de tráfico. ¿Cuáles son los lugares, específicos a tu negocio y su audiencia, en los que tiene sentido promocionar el contenido? Tomá nota de los lugares en los que es más factible encontrar a tu público objetivo, y concentrate en promover tus negocios en esos lugares cada vez que publicas nuevo contenido. Acá tenés algunas ideas:

Compartir en redes sociales.
Enviarlo a los suscriptores de email.
Compartirlo en foros del nicho (hay que tener mucho cuidado para no ser tildados de spam).
Promocionar en grupos de Facebook.
Busque oportunidades para publicaciones de invitados o entrevistas de podcast.
Avisar a las personas o páginas web que mencionaste en tu contenido, quizás lo compartan con su audiencia

Conclusión Crear una estrategia de contenido es un proceso largo y complejo. Sin embargo, los resultados valdrán la pena durante meses e incluso años. Conocer a tu público objetivo y a la competencia es fundamental para crear contenido relevante a largo plazo y que pueda ayudar a cumplir los objetivos generales de marketing para tu marca. En esta guía tenés un proceso probado paso a paso para dejar de adivinar, y comenzar a crear contenido respaldado por datos y objetivos concretos. Luego de tener una sólida estrategia construida, llega el momento de poner manos a la obra y comenzar a crear contenido. Este proceso requiere también su propia fase de investigación, especialmente si tenemos en cuenta el posicionamiento SEO. Podés consultar como redactar para SEO suscribiendote a nuestro canal de YouTube y asistiendo a nuestras clases en vivo y en directo participando desde el chat. ¿Qué te pareció esta guía? ¿Te quedó en claro el proceso de diseño de una estrategia de marketing de contenidos?

Dejá tus dudas en los comentarios, respondo a todos 🙂

0/5 (0 Reviews)
error: ♚ᴇʟ ᴄᴏɴᴛᴇɴɪᴅᴏ ᴇs ᴇʟ ʀᴇʏ ♔ ♜¡ɴᴏ ᴛᴏǫᴜᴇs ᴀʟ ʀᴇʏ!♘